Historia

Home / Sant Segimon / Historia

El pasado

Hasta la guerra civil la propiedad ofrecía un servicio de hospedería durante una parte del año. En invierno permanecía cerrado.

Durante la guerra civil fue totalmente saqueado. En los años 50 la propiedad inició una restauración del Santuario pero por un problema de acceso (no disponer de un camino propio) tuvieron que suspender las obras, cuando la Iglesia estaba prácticamente acabada.

El vandalismo de una minoría (robo de la campana lanzándola sobre el tejado, quema de puertas y ventanas, sustracción de material) volvió a sumir el Santuario en una situación deplorable.

En los años 90 tras unas laboriosas gestiones administrativas, la propiedad inició de nuevo la restauración (construcción de una carretera, obras de recuperación de edificios) que debido a las dificultades existentes (climatología, coste, derrumbes, agresiones) son más lentas de lo deseado por esta, cuya ilusión sería que una vez, sino acabado, por lo menos con plena seguridad y aspecto digno, pueda ser visitado dentro de un horario y un orden concreto.

Santuari de Sant Segimon

Sant Segimon

Imagen de Sant Segimon, proyectada por el arquitecto Josep Mª Pericas y hecha por el escultor vigatá Joan Seguranyes i Redorta, el 1959 en madera de flandes y de 1,85m de altura, para presdidir la Iglesia o Santuario del Santo.

Esta pieza se encuentra en una peña del vesante NW del Matagalls, a 1230m de altitud, dentro de la propiedad de la família Puig de Can Gad, el el lugar, según la tradición, hizo penitencia el joven Segimon, hijo y heredero de Gondebald, rey de Borgoña, murió decapitado el 1 de mayo del 253, víctima del rey franco Clodomiro.

Debajo de la cueva, donde la tradición dice que hizo la penitencia, se erigió una capilla que era cuidada por ermitaños.

Fué ampliada en los siglos siguientes.

Imatge de Sant Segimon